有人欢喜有人愁——台湾首例同性佛教婚礼 – Taiwan’s first Buddhist homosexual wedding – Espanol

  
7726
Rating this article
Thanks!
An error occurred!
99%
7 paragraph translated (7 in total)
Read or translate in
  

Si la homosexualidad es o no lícita, si puede ser aceptada por la mayor parte de la sociedad, en cierto grado refleja el nivel de civilización de una sociedad. Resulta interesante que, aunque la homosexualidad masculina en la China antigua no podía ser legalizada, tampoco podían ser ilegal, según consta en varios ensayos, “el calamita empieza por el emperador”. En Sueño en el pabellón rojo, Jia Baoyu, Qin Zhong y Jiang Yuhan mantienen manifiestas relaciones homosexuales. Sin embargo, el nivel de la cultura antigua occidental era inferior a la china y allí la homosexualidad estaba estrictamente prohibida. Este hecho está muy relacionado con la difusión del cristianismo. Ya desde el principio, el cristianismo consideraba, siguiendo las enseñanzas de la Biblia, la homosexualidad como un grave crimen. En el año 538, el emperador romano Justiniano I el Grande fusionó la Derecho romano con el Derecho canónico, declarando que la homosexualidad “creaba hambrunas, terremotos y plagas”, que las personas “perdían su alma”, por lo tanto, para prevenir la ruina del país y de las ciudades, necesariamente había que prohibirla, siendo uno de los modos de castigo la castración en pública plaza. Del 541 al 544 hubo una gran plaga en el Imperio Bizantino, de la cual la gente culpó a los homosexuales. Desde entonces, la homosexualidadpasó a ser un “crimen contra Dios”, en los regímenes políticos seglares de Occidente se convirtió en “un peligro para el país y para la sociedad”.

Pero hasta la actualidad, la cultura occidental es la que marca las tendencias a nivel mundial, protegiendo los derechos humanos cada vez más claramente y los homosexuales también se han convertido en una parte sustancial de la protección de los derechos humanos, disfrutando de protección en la inmensa mayoría de los países occidentales. El Comité de Derechos Humanos de la ONU empezó en 1998 a presionar a los gobiernos para que derogaran las leyes que discriminan a los homosexuales. En 1992 la homosexualidad dejó de ser considerada como una enfermedad por la Organización Mundial de la Salud. En 1999 la Organización Mundial de Psiquiatría promulgó en Hong Kong el Manifiesto de los Derechos Sexuales de Hong Kong, afirmando que el sexo es algo que no puede separase de la persona, los derechos sexuales son básicos y un derecho universal. Sin embargo, comparados con los países occidentales, la Chinos actual es todavía conservadora, aunque el gobierno de China en 1997 derogó el delito de sodomía, ha sido incapaz de promulgar una ley contra la discriminación que proteja los derechos de los más de 60 millones de homosexuales chinos.

Sin embargo, enfrente de China, el once de agosto una pareja de lesbianas celebró en el Instituto Budista Hongshi la primera boda budista de Taiwán. Ambas contrayentes son budistas y llevaban vestidos de novia de estilo occidental. Ante el testimonio del maestro budista Shih Chao-hui y de varios centenares de familiares y amigos sellaron el certificado de matrimonio tras intercambiarse unos rosarios budistas. Se cuenta que la ley en Taiwán no permite los matrimonios entre personas del mismo sexo, pero la congregación budista puede ser pionera, liderando la tendencia de los derechos humanos en Taiwán. Quizás con el enérgico empuje del budismo, el gobierno taiwanés vuelva a dar felicidad a todos los chinos del mundo felicidad.

Ante esta situación, yo no comprendo por qué el budismo apoya ahora a los homosexuales. Considero que las religiones están secretamente interconectadas, por lo que es muy probable que el budismo se oponga a lo que el cristianismo se opone. No se me ocurrió pensar que el budismo pudiera no coincidir con el cristianismo. El misericordioso maestro explicó ante los medios que por lo general el budismo no está en contra de la homosexualidad, ya que tanto la homosexualidad como la heterosexualidad son “avidya (desilusión)”, en una solemne boda hay que fomentar el propio recuerdo, prohibiéndose a sí mismo una parte, reforzando la lealtad a las aspiraciones y las capacidades. Obviamente, el maestro ve en los homosexuales y los heterosexuales puntos comunes: el mismo amor, el mismo deseo, la secreción de abundante dopamina. Reconocer los derechos humanos y protegerlos primero es un derechos biológico de las personas, y en segundo lugar un derecho psicológico.

Hay líderes budistas taiwaneses que reconocen que la homosexualidad va a adquirir en Taiwán muy rápidamente estatus legal, esto para los homosexuales taiwaneses es sin duda un buen principio. Pero la réplica del catolicismo taiwanés también será muy fuerte, Louis Aldrich, párroco del seminario de la Universidad Católica Fujen advirtió que “los matrimonios entre personas del mismo sexo, de ser legalizados, causarán a largo plazo un gran daño al catolicismo y a la libertad en los puntos de vista de la difusiòn de los valores cristianos, su personal teocrático quizá sea forzado a celebrar bodas de parejas homosexuales en las iglesias.”

En verdad, hay gente a la que le gusta y otra a la que no le gusta esto. El busdismo en China manifiesta una vigorosa iniciativa ante la modernización, el catolicismo, por el contrario, sufre un ataque de pánico, y cae de nuevo en el nido mediaval, si consigue o no entrar en la brillante causa de los derechos humanos, solo depende de Dios y de quien puede reir el último.

Fuente: 21ccom.net, 15 de agosto de 2012

Article Revisions:

There are no revisions for this post.

About julien.leyre

French-Australian writer, educator, sinophile. Any question? Contact [email protected]